Medicinal

Stevia: la dulce revolución de las plantas medicinales

Esta desconocida planta (hasta ahora) viene a ser el sustituto natural alternativo al azúcar y a todos los edulcorantes artificiales que encontramos en el mercado. Su utilización supone un gran revés a los intereses comerciales de las grandes compañías que controlan nuestra comida, y con ella, nuestra salud.

escanear0034Originaria de Paraguay (cono­cida con el nombre de KAA­HE-E), donde los indios gua­raníes llevaban siglos utilizándola para endulzar sus comidas y como medica­mento de curación de enfermedades. Las hojas dees1:a planta, denominada “la hierba dulce”, son 30 veces más dulces que el azúcar y el extracto unas 200 veces más.
Estos datos tan abrumadores podrían tener una repercusión mundial en la forma en la que tomamos los produc­tos denominados ‘lights’, sustituyendo así a otros de componentes químicos y que podemos encontrar con facili­dad en el mercado, por ejemplo, en un paquete de chicles sin azúcar (sa­carina, aspartamo, ciclo mato o xilitol entre otros).

¿Por qué es tan especial?

Los derivados edulcorantes de esta planta, denominados de forma ge­nérica glicósidos de steviol, tienen un contenido calórico muy bajo (apenas aparecen en los índices de glucosa en sangre) por lo que es todo un avance para los diabéticos y perS9nas que su­fren de hipertensión arteria!. Por otro lado, es un arma eficaz en la lucha contra la obesidad, no solamente por­que ayudará a disminuir la ingesta de calorías, sino porque además reduce el apetito y la necesidad de consumir dulces de distinto tipo.
Pero las cualidades de esta planta no acaban ahí, ya que datos derivados de diversos estudios científicos han determinado que tiene un gran poder antibiótico, especialmente contra distintas bacterias como la que ataca a las mucosas bucales y hongos como el que produce el vaginismo en la mu­jer. Apenas acabamos de describir al­gunas de las propiedades de la stevia y ya podemos hacemos una idea de por qué no,la hemos conocido antes y lo que es peor, seguimos sin tenerla regulada como producto alimentario (y no como complemento dietético, forma en la que se denomina actual­mente en la mayoría de países).

Lo natural no interesa

El mercado de los edulcorantes está dominado por el azúcar, la fructosa y los productos sintéticos creados en laboratorios como el xilitol (E967), el ciclamato (E952), la sacarina (E954) y el aspartamo (E951); algunos de ellos con importantes dudas sobre sus po­sibles efectos nocivos para la salud (cancerígenos) y que en el caso del as­partamo se ha asociado a la esclerosis múltiple, casi nada.

En 2005 se dio un nuevo impulso a la producción de stevia ya que la üMS (Organización Mundial de la Salud) reconoció sus propiedades y autorizó su uso como edulcorante. Cinco años han pasado y los fuertes intereses que mueven a la industria farmacéutica y a empresas agroalimentarias como la poderosa estadounidense Monsanto hacen que esta maravillosa planta se haya quedado a las ‘puertas’ de nues­tras casas.

En la actualidad es utilizada como edulcorante en algunos países americanos y asiáticos. En Japón, por ejem­plo, se utiliza desde los años setenta como edulcorante natural sustitutivo del azúcar y otros de origen sintético. Allí tiene una cuota de mercado superior al 50 %.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) acaba de pronun­ciarse a favor de su uso, después de que en 2000 lo rechazara por conside­rar que no había pruebas suficientes que demostraran su inocuidad. Hace unos meses, la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria (AFSSA) apro­bó el uso de la stevia en el país, de forma unilateral, tras permitir la utili­zación de un edulcorante que la con­tenía en un porcentaje muy elevado. La autorización ha llegado después de que los análisis toxicológicos ha­yan confirmado que estas sustancias edulcorantes derivadas de la stevia, no pueden relacionarse con efectos adversos para la salud humana, como el desarrollo de los más pequeños. Resulta curioso y preocupante que empresas que habían hecho boicot a la stevia ahora estén detrás de las pa­tentes para su comercialización, como Monsanto que ya posee una plan­tación transgénica para aumentar la concentración del principio activo de la planta eliminando de esta forma las propiedades curativas que posee.

¿Cómo se utiliza?

Como edulcorante: Se cortan las ho­jas antes de que florezca la planta, dejándolas secar y moliéndolas, para conseguir stevia en polvo. Después la manera de utilizarla es disolviendo el polvo en agua y agregarla por gotas o cucharadas a las bebidas, cereal, hor­neados, galletas, refrescos o en cual­quier otro alimento.
Como regulador de azúcar en sangre: Bebiendo como infusión mañana y no­che o masticando las hojas frescas. Se pueden tomar también en ensaladas directamente de la planta, su sabor es muy agradable al paladar. Como infu­sión y a modo de ejemplo pondremos un litro de agua al fuego junto con 10 hojas de stevia, la dejamos hervir du­rante 10 minutos y otros 10 minutos para que repose. Colar y beber.

A diferencia del aspartamo, la sacari­na y otros edulcorantes artificiales, la stevia permanece estable a altas tem­peraturas, por eso puede utilizarse en platos cocinados u horneados. En el caso de los edulcorantes sintéticos, las temperaturas iguales o superiores a 30° C provocan modificaciones en su composición y, por lo tanto, pue­den llegar a dañar nuestra salud. Es posible advertir que el sabor de los edulcorantes artificiales cambia significativamente con el paso del tiempo, luego de añadirse sobre infusiones ca­lientes. Esta evidente realidad es una gran razón para elegir la stevia u otro edulcorante natural a la hora de darle un poco de dulzura a nuestras comi­das, infusiones o bebidas diarias.

No estamos Solos

Esta labor de conocimiento y difusión es gracias a personas como Josep Pa­mies, agricultor de la Assemblea Pa­gesa y precursor de la reivindicación de la stevia y otras plantas medicina­les. No es fácil encontrara la venta esta planta pero desde la asociación “Dulce revolución” y desde viveros ecológicos como Plantaromed, po­demos hacernos con esta hermosa planta. para cultivar en nuestras casas y balcones.

FÁCIL DE CULTIVAR
Esta planta tiene un cultivo senci­llo, solo tenemos que atender a las diferencias climatológicas entre la región subtropical y la mediterrá­nea. En invierno la planta pasa a un estado de hibernación porque los días son más cortos. En las Islas Canarias, por ejemplo, es donde la planta encuentra su lugar más apropiado ya que se asemeja, más a la climatología de origen. Crece en terrenos arenosos, poco fértiles y de buen drenaje.
Después’ de este parón, la planta vuelve a rebrotar con fuerza en primavera directamente de la raíz, por eso su cultivo más eficiente es a través de esquejes que po­dremos ir sacando hasta agosto, controlando así la calidad de la variedad. Su cosecha se realiza an­tes de que broten las flores para aumentar la posible concentración de edulcorante en las hojas. En otros países, los residuos de stevia fermentada son aplicados en te­rrenos estériles por sobreexplota­ción con agroquímicos, permitien­do su recuperación y reutilización en pocos años.

escanear0035

Fuente: Yerba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s