Variedades

Punto Rojo colombiana

escanear0024

La historia de Punto Rojo se remonta a hace miles de años, y resulta casi im­posible encontrar los orígenes de esta variedad endémica. El cannabis colom­biano comenzó a adquirir su fama du­rante la década de 1970, cuando se plantaron grandes cosechas con el fin de satisfacer la creciente demanda proveniente de Estados unidos y Canadá.

Punto Rojo tiene un aroma afrutado, si­milar al mango y la lima, y posee un re­trogusto amaderado muy particular, co­mo la mayoría de las sativas de tierras altas del continente sudamericano. La Punto Rojo representa una experiencia única, incluso para los fumadores expe­rimentados. A la segunda o tercera cala­da ya comienza a sentirse su efecto pro­gresivo, que produce una embriaguez· potente y psiquedélica, de acción rápida y larga duración. Su efecto tiene también un lado social significativo, estimulante y muy divertido. Muchos artistas y fuma­dores experimentados consideran sin parangón la calidad de esta variedad.

Muchos cultivadores han intentado realizar cosechas de interior de la Pun­to Rojo con semillas importadas, pero su potencia es imposible de reproducir. El sol, de alguna manera, es capaz de activar en la resina una gama de terpe­nos y de cannabinoides completamen­te diferente. Esto, en combinación con el rico suelo colombiano, produce una planta de gran potencia.

escanear0023

Normalmente, los campos de Punto Rojo se encuentran escondidos en la profundidad de los bosques localiza­dos en remotas áreas rurales, directa­mente bajo el control de los cárteles o de las tropas guerrilleras. Los granjeros plantan las semillas durante la estación lluviosa. En cada metro cuadrado de campo se plantan cientos de especí­menes de semillero y la propia naturale­za selecciona los más fuertes. Al final de la cosecha, sólo quedan 4-6 plantas por metro cuadrado, en ocasiones in­cluso menos. Crecen formando una masa densa, con las ramas de las dis­tintas plantas entrelazándose y forman­do poblados ejemplares que pueden superar los tres metros de altura. La producción total de Punto Rojo repre­senta una pequeña parte en la exporta­ción de cannabis de Colombia, y es considerada la representante de una calidad máxima. El precio por kilo es más alto que el de cualquier otra varie­dad en el mercado y fluctúa según la producción y disponibilidad.

De todas las variedades que se hicie­ron famosas en la década de 1970, Pun­to Rojo es, sin duda, una de las pocas que ha sobrevivido intacta, inalterada y en pleno auge en los mercados interna­cionales. Se han conservado tanto su calidad como su sabor, tal y como ase­guran numerosos fumadores veteranos. Quizá, esto ha sido posible por el hecho de que su genética está en manos de auténticos cultivadores de guerrilla.

escanear0024_1

La Punto Rojo se considera la variedad de cannabis de más alta gama de Colombia.

escanear0022

Los granjeros plantan las semillas durante la estación lluviosa.

Fuente: Cáñamo

Fotografía: Franco Loja, Kaiki y P.R. Brothers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s