Cultivo

Métodos de germinación

Lo habitual es dejar las semillas depositadas sobre un algodón o un papel absorbente (tipo el de cocina) durante un par de días, con temperatura y humedad constantes. Al tercer día (o incluso antes) ya suelen haber nacido, abriéndose el cascarón y apareciendo la cola de la futura raíz (hipo cotiledón).

Al día siguiente veremos cómo nace el primer par de falsas hojas o cotiledones. Si observamos bien con una lente de aumento, veremos el primer par real de hojas dentadas naciendo entre las dos falsas. Es el momento de enterrar la planta en la tierra. Personalmente dejo un día más a mis bebés, para observar malformaciones o debilidades, pero eso sí, en un ambiente extremadamente pulcro, higiénico y estéril, usando guantes y pinzas para que las raíces no se contaminen con posibles esporas de hongos.  

Otro método consiste en germinar las semillas y cuando éstas se abren, pasarlas a una bandeja agujereada con tierra porosa y bien aplanada, distribuyéndolas bien (no muy juntas). A continuación se recubren con una capa de 3 milímetros de tierra y se pulverizan abundantemente con agua destilada, tapando seguidamente la bandeja con un plástico o cristal trasparente.

La bandeja se coloca en el alféizar de una ventana soleada, orientada al Sur, al amparo de corrientes de aire. Con este método se evita que las raíces vean la luz solar; muchos cultivadores lo prefieren. Cuando las plantas hayan arraigado, y haya nacido otro par de hojas (de 7 a 10 días), ya podemos elegir las que trasplantaremos a su nueva ubicación.

La experiencia nos indica que es mejor un semillero que una siembra a voleo o directa al suelo, sobre todo si se trata de semillas muy caras o queridas por su gen ética. La siembra en semillero tiene muchas ventajas: se gana espacio, se mantiene un microclima estable y permite una buena elección y posterior distribución de las plantas al trasplantarlas.

El riego posterior deberá ser muy cuidadoso, pues puede provocar hoyos, e incluso que la semilla germinada flote y se deposite en la superficie de la tierra.

Sea cual fuere el sistema elegido, se trata de que la temperatura esté por encima de los 20 °C y la humedad alta, por lo menos un 60%; es por eso que el sistema básico del algodón o papel absorbente húmedos funcionan tan bien como la siembra directa en la tierra húmeda y caliente de un semillero o cajonera.  

imagesCAT58CMG

Cuando las semillas se abren y salen las radículas, están listas para ser  plantadas.

imagesCAI2L16P

Esta recién nacida apenas tiene 1 día de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s