Cultivo

Cuántas semillas debemos arrancar?

Muchas horas perdidas y algún que otro capital enterrado en las macetas aconsejan poner en germinación más del doble de las plantas que queramos o podamos tener en el lugar de cultivo. Es decir, si disponemos de espacio para unas 5 o 6 plantas, deberemos arrancar al menos de 12 a 15 semillas; primero porque no hay seguridad de que todas nazcan; segundo, para poder hacer una selección natural previa, y tras unos meses, tras la definición de su sexo, dejar las hembras definitivas en el lugar elegido.

Si las semillas proceden de un banco holandés garantizado, habrán costado su dinero y, por lo tanto, deberemos esmerarnos en todos los pasos, especialmente los primeros, para no perder también nuestro precioso tiempo.

Qué tipos de tierra utilizar? Para los primeros estados, cuanto más esponjosa y porosa sea, mejor. Se trata de que la raíz se desarrolle fácilmente y que alimente a la planta; ésta crecerá sin problemas si dispone de agua, luz y nutrientes. La mezcla de tierra que hagamos deberá tener un pH neutro, es decir, entre 6,5 y 7.

Una de las mezclas clásicas consiste en mezclar 1/3 de tierra de castaño, 1/3 de humus vital y 1/3 de arena gorda de río. Cannabicultores avanzados y empedernidos con economías evidentemente más saneadas utilizan productos alternativos e incluso ecológicos, como el CANNA- Coco, la lana de roca, o el MusIMoLL, de modo que les sean más asépticas las labores en cultivos de interior o hidropónicos. Personalmente, aconsejo la máxima: “Menos es más”, allá ustedes con sus cultivos.

Si la tierra de que se dispone es de jardinería, sólo la utilizaremos como base de una nueva mezcla, pues suele ser ácida (pH menor de 6,5) y debe corregirse. Se soluciona añadiendo: cal de algas, piedra caliza triturada, cal hidratada, margas o tierra de castaño pura.

Éste es uno de los principales problemas para los principiantes, pues, aunque la planta nace y crece, a las semanas amarillea. O bien la tierra no está proporcionando a la planta los oligoelementos y nutrientes necesarios, o estamos en un caso de clorosis por falta de magnesio en la mezcla, acentuada por los altos porcentajes de cloruros del agua de riego.

Tampoco debemos pasarnos y convertir la mezcla en alcalina (calcárea), ya que de este modo no absorberá los abonos que después le administremos. Sobre todo le costará entrar en floración o producirá cogollos enclenques aunque le demos cantidades notables de fósforo y potasio la planta no los asimilará..

Para correcciones de mezclas de tierra alcalina (pH por encima de 7), en los sucesivos trasplantes, y siempre con las plantas de más de dos meses, podemos utilizar turba rubia de grano grueso, que además de enriquecer la tierra le proporciona acidez.

Lo mejor en estos casos, repito, y asumiendo la propia ignorancia, es una visita a una tienda especializada, con una muestra de la tierra. Allí os atenderán, analizarán vuestra tierra, la corregirán y enriquecerán con abonos que desconocíais y, sobre todo, se os abrirán los ojos a un mundo desconocido de artículos muy válidos para un cultivo que os conduzca a cosechar con gran satisfacción.

Ver también: Germinación y cuidado de las semillas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s