Plagas y enfermedades

Una planta seguramente enfermará si…

  • No tiene la luz suficiente.
  • La tierra donde vive, no es rica en oligoelementos.
  • Olvidamos abonarla correctamente.
  • Está situada en un lugar con temperaturas muy altas o muy bajas.
  • Se le da un riego demasiado frecuente.
  • Queda agua de riego estancada en la maceta.
  • Vive y crece en una mezcla de tierra con el pH incorrecto.
  • Olvidamos controlar periódicamente la presencia de posibles bichos.
  • Si llevamos en las suelas de nuestro calzado infecciones de plagas externas hasta nuestro cultivo.
  • Nos olvidamos de ella.

Una de las primeras enfermedades o deficiencias que suele aparecer en nuestro cultivo, exterior o interior, o al menos en nuestras primeras experiencias, es la clorosis férrica, una carencia de nutrientes del sustrato en el que vive la planta: nuestra semilla ha nacido y se ha desarrollado bien, pero ha acabado con el alimento del tiesto. Este factor acompañado de un riego con agua inadecuada, seguramente alcalina (no dura), produce amarilla miento de las hojas bajas y estancamiento del crecimiento regular de la planta.

imagesCASXVICW

Clorosis férrica muy grave

Ningún problema: cortaremos las hojas muy amarillas y aumentaremos el volumen del tiesto añadiendo una mezcla nueva de tierra rica en oligoelementos. Cuando esto no sea posible por razones de espacio (cultivo en armario o interior reducido), podemos corregir esta deficiencia mediante productos específicos.

En los grow shops, y tiendas especializadas, te informarán de las diferentes soluciones para corregir las deficiencias: carbonatos de magnesio, sulfatos mixtos,. etc. Suelen funcionar muy bien mientras se controle el pH de la tierra y el coeficiente de electro conductividad del agua de riego.

Otro error muy frecuente en los principiantes suele ser el exceso de riego. La planta languidece, las hojas se pudren y, desgraciadamente, también las raíces, que mueren. Esto es debido a que la mezcla no drena bien y almacena mucha agua, sumado a la impaciencia y un riego excesivo, o diario.

En estos casos la solución consiste en sacar todo el pan de tierra con la planta y sus raíces, lo envolveremos en papel de periódico sujetándolo con una pinza de la ropa y dejaremos toda una noche “la planta así, de modo que se empape bien el papel, con el agua sobrante. A la mañana siguiente prepararemos un tiesto con tierra nueva y algo de arena mezclada para que drene mejor el agua. Colocaremos la planta en la maceta con su tierra, tras sacar el papel de periódico, y la dejaremos en un lugar aireado ya plena luz, sin regarla hasta transcurridos 5 días. Siguiendo con un riego sucesivo cada semana.

En cultivos de interior con lámparas artificiales, demasiado calor, ausencia de riego o una mala ventilación dan como resultado el marchitamiento general de la planta, que las puntas de las hojas se vuelvan marrones y, con toda seguridad, la aparición de plagas indeseadas. No debemos permitir que esto ocurra, ni que el ambiente de cultivo sea muy caliente y seco (clásico en los indoors), pues aparecerán ácaros y pulgones. No olvidéis nunca riego, ventilación y control de la humedad, aunque os parezca que las plantas crecen o están en perfectas condiciones.

La mosca blanca es una de las plagas que también suele aparecer en cuanto las temperaturas suben; no es nociva para tus plantas, pero sí molesta y empalagosa. Se reproducen por centenares y se esconden poniendo sus huevos en el envés de las hojas de todo tipo de plantas. Se combate fácilmente colocando estratégicamente unos vasos de mistela o vino dulce (moscatel). Como si de un panal de miel se tratase, todas las moscas son atraídas por el líquido dulzón. Conviene ir retirando constantemente los cadáveres de la superficie del líquido para evitar otras bacterias y hongos. El ajo ahuyenta a los pulgones de la tierra, pero se refugian en las hojas del cannabis, no resulta, pues, una buena solución.

imagesCARF2PFB

Hoja infestada de mosca blanca

Las temperaturas bajas, especialmente las nocturnas, paran el crecimiento de la planta y pueden causar la aparición de hongos: manchas pardo-grisáceas en las hojas y reblandecimiento de los tejidos en general. Conviene llevar una hoja entera a tu grow favorito y examinarla con una lupa de 50 o 100 aumentos para poder diagnosticar y aplicar el producto específico. Un fungicida sistémico (que se introduce a través de la savia), como el Eurapen de Bayer, funciona bien.

Anuncios

Un comentario en “Una planta seguramente enfermará si…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s