Cultivo de guerrilla

Marihuana en exterior

Extracto de Marihuana en exterior: cultivo de guerrilla

En este nuevo trabajo, Jorge Cervantes revisa todas las técnicas de cultivo clandestino de marihuana. Además analiza uno por uno cinco climas diferentes, dando consejos específicos para el cultivo en cada uno de ellos.

Tom, un americano, es uno de los cultivadores con más éxito que he entrevistado. Sus métodos son extremadamente simples y fáciles. Es un hombre bastante vago, pero también inteligente, que presta atención a la Madre Naturaleza. La comprensión que tiene Tom del crecimiento de las plantas le convierte en un cultivador de guerrilla exitoso. Los siguientes conceptos básicos son claves para entender el cultivo de guerrilla.

La marihuana en estado salvaje es una planta vigorosa, agresiva y competitiva. Algunas variedades cuentan con un gran sistema de raíces que les permite sobrevivir cuando les falta agua o la tierra es pobre. Las plantas separadas al menos 3 metros crecerán, en clima seco, de 90 a 150 centímetros. El cannabis es un superviviente. En un área controlada de cultivo de 0,4 a 1,2 metros cuadrados, con tierra pobre, las plantas maduras crecerán alrededor de un metro y medio con una gran cola o cogollo en la punta. La cosecha es relativamente grande considerando el poco trabajo que da el cultivo. Si preparas cuidadosamente el terreno y la plantación, cosecharás mucha más hierba. Remueve la tierra, acondiciónala un poco y añádele un puñado de polímeros. Cubre la tierra alrededor de la planta con una gruesa capa de mantillo natural que atraiga el agua condensada y evite la evaporación de la humedad del suelo. Estas simples técnicas pueden doblar la cosecha.

Una tierra adecuada permitirá que las plantas crezcan de 2 a 2,5 metros, desarrollando unas raíces que se extienden 1,5 metros alrededor y penetran en la tierra hasta casi 2 metros de profundidad. Estas plantas rendirán de dos a diez veces más que si se plantan en tierra pobre.

Para preparar un jardín de exterior, elimina las malas hierbas en otoño, cava agujeros de plantación y prepara la tierra. La tierra absorberá el agua de lluvia y estará bien mezclada para la primavera. Cubre cada agujero de plantación con una capa de mantillo para protegerlo de las lluvias de invierno y de las temperaturas. Esta capa de mantillo es muy importante. No dejes la tierra desnuda durante todo el invierno.

Trasplanta las plántulas o los esquejes en primavera y cuídalos como harías con los tomates. Si cultivas en tierra pobre, cava para cada planta un agujero de 1,2 metros de diámetro por 1,2 metros de profundidad y rellénalo con tu mejor mezcla de compost, tierra de trasplantes o substrato universal. Remueve la tierra en un radio de 2 metros hasta una profundidad de unos 20 centímetros para que las raíces se puedan extender.

Para regar de forma barata y efectiva, haz un agujero de medio centímetro de diámetro en el fondo de un cubo de 20 litros. Mezcla en el agua un fertilizante barato completo y pon el cubo sobre la tierra de manera que el agujero quede junto al tallo de la planta. Cultivando de este modo, sólo con 4 o 6 cubos de agua aguantarán todo el verano. Riega un cubo cada diez días en tiempo caluroso. Si se riegan de esta manera, las plantas crecerán tan bien como si tuvieran mucha agua.Si las plantas no reciben agua, forman cogollos pequeños. Una planta de 150 centímetros puede producir de 25 a 170 gramos de cogollos fumables. Esta misma planta, con un poco de agua, crecerá mucho mejor y producirá más hierba de primera calidad.

Podemos cultivar una planta que necesite de 80 a 160 litros de riego suplementario por temporada. O cultivar una planta que obtenga una cantidad ilimitada de agua y alcance prácticamente el mismo peso en la cosecha. ¿Por qué sucede esto?
Primero la planta debe usar toda el agua de la tierra. La planta debe coger todos los nutrientes que necesita y que naturalmente se encuentran en el subsuelo. Si incrementas ligeramente el riego y el aporte de nutrientes, obtienes una planta mucho más fuerte y robusta.

¿Cuánta agua hay previamente en la tierra? La tierra adecuada tiene 2,5 centímetros de agua por cada 30 centímetros de área. En 1,2 x 1,2 x 1,2 metros de buena tierra hay unos 120 litros de agua.

Busca grandes núcleos de vegetación. Elimina las hierbas y las plantas verdes en otoño y cultiva el jardín la primavera siguiente. Una de las principales cosas que hay que tener en cuenta es un adecuado suministro de agua. Muchas partes de Estados Unidos y diferentes partes del mundo cuentan con lluvias de verano, que permiten el cultivo de secano. Necesitas lluvias semanales de 0,5 a 2,5 centímetros por semana. Es muy importante que llueva regularmente durante la primavera y el verano. Un otoño seco es ideal para cosechar. Mucha lluvia y humedad favorecen la aparición de moho en los cogollos.

Los polímeros absorben agua y la liberan gradualmente conforme la tierra se va secando. Los polímeros reducen drásticamente la periodicidad del riego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s