Cultivo de guerrilla

Cruzando plantas paso a paso

Primero. Escoge un padre que tenga características deseables: olor fuerte, vigor y potencia. La potencia de los machos es difícil de juzgar. Una forma aproximada de medir la potencia de los machos consiste en frotar el tallo entre los dedos. Cuanto más huela el tallo a resina, más potente debería ser.

Segundo. Salvo que se quieran polinizar grandes plantaciones, una rama de cada macho será suficiente. Se pueden eliminar las flores del resto de las ramas para evitar polinizaciones incontroladas y aleatorias. Aísla el macho de las hembras, una vez que las flores se comiencen a desarrollar, colocándolo en una ventana soleada o en el perímetro de una habitación de crecimiento vegetativo. Menos luz hace que las flores llenas de polen se desarrollen más despacio. Corta una rama de flores macho maduras y colócala en un vaso de agua, como un ramo de flores. Permanecerá sano durante varias semanas si cambias el agua a diario. Cuando las flores se abran pasa al tercer paso. El resto de la planta macho puede ser cortado o cosechado.

Tercero. Cuando las flores con el polen se comiencen a abrir, sitúa una bolsa de papel sobre la rama para recoger el polen. Ata la rama por debajo con un alambre o una cuerda. Deja la bolsa sobre la rama durante varios días para recoger el polen.

Cuarto. Cuando haya suficiente polen, agita la planta para que caiga el resto de polen y sácala de la bolsa.

Quinto. En teoría, los pistilos estarán listos para ser fertilizados tres o cuatro semanas después de que aparezca el primer cáliz. Los pistilos receptivos son blancos y vellosos. Cubre una rama de la hembra elegida que tenga muchos pistilos blancos sin fertilizar, con la bolsa llena de polen. Para polinizar toda la rama, agita la bolsa.

Sexto. Si sólo quieres unas pocas semillas, usa un pequeño pincel para aplicar el polen de la bolsa a pistilos concretos. Ten mucho cuidado. Pon un poquito de polen en cada pistilo y evita que se extienda al resto de la cosecha sinsemilla.

Séptimo. Deja la bolsa en la rama de la hembra durante un día o más para asegurarte de que toda la rama ha sido polinizada. Ten cuidado de no esparcir el polen en el resto de las plantas cuando quites la bolsa.

Octavo. Las semillas estarán listas de tres a seis semanas después de la fecundación. Recoge las semillas cuando rompan los cálices o resuenen dentro de ellos.

Noveno. Deja que las semillas se sequen durante 2 o 3 meses en un lugar fresco y seco antes de plantadas.

Marihuana en exterior/cultivo de guerrilla/Jorge Cervantes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s