Cultivo de guerrilla

Polen a la deriva

El polen del cáñamo industrial o de machos canallas puede viajar a la deriva desde unos metros a cientos de kilómetros hasta que se deposita y po1iniza las hembras en floración. En las ciudades, el polen a la deriva causa muchos problemas a los cultivadores que plantan en el balcón, la azotea o el jardín trasero. Algunos vecinos incompetentes suelen equivocarse al distinguir los machos, o bien no los arrancan. Una ligera brisa en un día seco caluroso de verano puede llevar el polen a través de la ciudad y fastidiar una cosecha sinsemilla. Dependiendo de la cantidad de polen, los cogollos pueden quedar total o parcialmente polinizados.

Tanto los cultivadores urbanos como los rurales se enfrentan al riesgo del polen a la deriva proveniente de campos de cáñamo industrial. Una cosecha puede ser fertilizada sin que 10 sepamos. El cáñamo industrial para fibra se cultiva legalmente en Europa oriental y occidental, Canadá, Australia y muchos otros países. A través de agricultores locales o del Ministerio de Agricultura los cultivadores se enteran de cuándo se plantan las cosechas de cáñamo. Estudiando el viento local y la climatología, pueden predecir a dónde irá el polen. La humedad y la lluvia son los peores enemigos del polen a la deriva. El polen que se forma en las plantaciones de cannabis de baja calidad de Marruecos a menudo vuela en dirección norte, hacia España. En días secos una buena parte del polen llega fértil a la Península. Cuanto más sube la humedad, más polen muere durante el viaje.

Una vez polinizadas, las plantas hembras reconducen su energía hacia la producción de las semillas. La producción de nuevas flores y resina se hace muy lenta. Si una planta con un contenido alto en TH C es polinizada por cannabis con poco TH C o por cáñamo industrial, la descendencia tendrá muy buena pinta, olerá bien, pero no te colocará.

Los cultivadores que tengan problema con el polen a la deriva pueden cultivar esquejes en interior y trasplantados fuera más tarde para que las hembras comiencen a florecer después de que el cáñamo industrial, que florece entre mediados de agosto y septiembre, y los machos incontrolados ya hayan soltado todo o casi todo su polen. Además, plantan en zonas protegidas del viento, depresiones en laderas orientadas al sur, lugares donde rara vez sopla el viento.

Si el problema es grave, los cultivadores suelen plantar una cosecha de primavera en invernadero y provocan la floración con 12 horas de oscuridad. Otros cultivadores plantan en un invernadero con un extractor constante. La entrada de aire se cubre con una toalla mojada. Una esquina de la toalla reposa en un recipiente con agua para que vaya absorbiendo humedad. El exterior del invernadero se riega para matar cualquier grano de polen.

Un cultivador astuto llama a la oficina local de Medio Ambiente y pide el último análisis que haya de calidad de aire (incluyendo polen de cáñamo). Explica que es alérgico al polen de cáñamo y que necesita saber todo lo que sepan sobre ello.

Marihuana en exterior/cultivo de guerrilla/Jorge Cervantes

Un comentario en “Polen a la deriva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s