Cultivo de guerrilla, Plagas y enfermedades

Que se está comiendo mis plantas ?

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

Para averiguar qué se está comiendo las plantas, examina atentamente el follaje de la planta y sus alrededores. Si es necesario, obsérvalas con un microscopio. Un microscopio de 30 aumentos mostrará los insectos lo suficientemente grandes como para verlose identificarlos.

Los insectos causan menos problemas a las plantas de exterior que a las de interior. Busca siempre daños de insectos y hongos. Si aparece algún sintoma, mira el texto y toma las medidas correspondientes lo antes posible.

Insectos y otras plagas pequeñas

Los insectos chupadores engloban muchas especies. Tienen el tamaño aproximado de una cabeza de alfiler y pueden ser verdes, amarillos o rojos. Algunos tienen alas, pero la mayoría no. Los insectos chupadores perforan las hojas y chupan la savia de la planta.

Son más comunes en plantas enfermizas o con exceso de nitrógeno.
Búscalos en la cara inferior de las hojas o en las partes blandas de la planta. Excretan una especie de melaza pegajosa que transmite enfermedades víricas y mohos.

Intercalar en la plantación anís, cebollinos, cilantro, ajos, capuchinas y petunias repele a los insectos chupadores.

Contrólalos aplastándolos entre los dedos o lávalos de las hojas con un chorro de agua. Las mariquitas, lacewings y las ,larvas de hoverjly comen insectos chupadores.

Los sprays domésticos de jugo de lima, tabaco o guindillas matan a los insectos chupadores. También los jabones insecticidas comerciales y los aerosoles de piretrina.

Los taladradores o minadores son larvas de insectos que agujerean los tallos por dentro. Provocan que las hojas de la rama o el tallo se marchiten. Busca un pequeño agujero de entrada y serrín húmedo en los tallos.

Espolvorear pimienta negra o alcanfor alrededor de la base de las plantás repele a las polillas ponedoras de huevos. Puedes controlar a la mayoría de los taladradores podando las ramas por debajo de la zona dañada y destruyendo estas ramas.

Las orugas miden hasta 4 centímetros de largo. Son verdes, a veces a rayas, cuando caminan levantan la parte central del cuerpo formando una especie de lazo. Se comen las hojas.

Controla las orugas de la col cogiéndolos a mano o pulveriza con jabón insecticida, spray de lima, o Bacillus thuringiensis (BT). Como último recurso utiliza un insecticida con piretrina o rotenona.

Las cutworms son lombrices (orugas o larvas) rechonchas, de color marrón a verde claro y un tamaño de 0,75 a 4 centímetros de largo, que se enrollan cuando son molestadas. Viven justo debajo de la superficie de la tierra comiendo las bases de las plantas. Cortan las plantas al nivel de la superficie de la tierra. Los adultos se convierten en polillas nocturnas.

Búscalas inmediatamente, justo bajo la superficie de la tierra, alrededor de plantas muertas misteriosamente. Las cutworms tardan en desaparecer de la escena del crimen, pero si esperas varios días se alejarán unos metros y serán muy difíciles de encontrar.

Se pueden prevenir los daños rociando harina de maíz, estiércol de pollo, cáscaras de huevo machacadas o cenizas húmedas de madera alrededor de la base de las plantas. Controlar espolvoreando tierra diatomácea o Bltcillus thuringiensis (BT).

Los saltamontes comen y roen tallos y hojas, destruyendo plantas enteras sin comérselas en su totalidad. De hasta 5 centímetros de largo, los saltamontes se propulsionan con sus dos patas traseras, fuertes y largas.

Protege las plantas recién nacidas del ataque de los saltamontes con AgronetTM o una tela ligera de algodón. Muchos pájaros, insectos, culebras y sapos comen saltamontes. Las arañas también atrapan numerosos saltamontes en sus redes. Los roedores, ardillas, ratones y campañoles comen saltamontes y sus huevos.

Se controlan con guindillas, jabón insecticida o sabadilla. Leajhoppers: son pequeños insectos de unos 3 milímetros de largo y con forma de cuña de color verde, blanco o amarillo. Todos los leafhoppers chupadores de savia. tienen alas en forma de tejado a dos aguas cuando están descansando.

Controla los leafhoppers cubriendo las plantas con AgronetTM o pulveriza con sabadilla o piretrina.

Los minadores adultos vuelan. Ponen huevos de los que nacen gusa­nos de 3 milímetros, verdes o negros, que se introducen dentro de las hojas, perforándolas con túneles. El daño a la planta no suele ser fatal, pero pueden causar una cosecha menor.

Las mariquitas y los lacewings comen sus huevos. Salvo que la infestación sea muy grave, puedes quitar y destruir el follaje infestado y la planta se recuperará.

Las cochinillas y las cochinillas algodonosas son más comunes en las zonas cálidas. Parecen pequeños puntos elevados o trocitos de algodón, de 3 a 6 milímetros, en los tallos y la cara inferior de las hojas. Su rango de colores va del claro al oscuro.

Los lacewings, las mariquitas australianas, un pequeño escarabajo destructor de cochinillas y las avispas parásitas chalcid son predadores y enemigos naturales de varias especies de cochinillas.

Para eliminadas, lávalas de las hojas con agua fría. Usa un cepillo de dientes o un palillo de algodón mojado en aceite mineral o alcohol etílico para eliminar unas pocas, o jabón insecticida si hay una plaga.

Los caracoles y las babosas son moluscos blandos y babosos que se esconden de día y se alimentan de noche. Las babosas son como cara­coles sin concha. Comen casi cualquier tipo de vegetación, raíces incluidas, dejando un rastro pegajoso de mucosidad plateada. Estas criaturas hibernan en lugares cálidos y húmedos en la mayoría de los climas. Se reproducen prolíficamente, y los jóvenes moluscos a menudo comen relativamente más que los adultos. A los caracoles y las babosas les gustan especialmente las plantas más jóvenes. Emigran a jardines adyacentes en busca de comida. Un perímetro limpio y seco alrededor del jardín les dificultará el paso.

Elimina a mano los caracoles y babosas grandes. Mata los pequeños pulverizando una solución de amoniaco y agua a partes iguales. Cuando se pulveriza en pequeñas cantidades, el spray disuelve los moluscos sin dañar las plantas.

Una fina capa de cal, tierra diatomácea o arena de playa sin lavar, de 5 a 15 centímetros de ancho, alrededor de cada planta o del jardín entero será una barrera infranqueable para babosas y caracoles. Para atraparlos, coge un trozo ancho de cartón, ponle unos pequeños pies y deposítalo en el jardín. Los caracoles y las babosas se refugiarán bajo el cartón.

Levanta el cartón cada día y quita los bichos. Písalos, dáselos de comer a los pollos o córtalos en dos y añádelos a la pila de compost como fuente de nitrógeno.

Para hacer una trampa para caracoles y babosas, corta una rendija de 3 centímetros de alto y 7 de ancho en una lata con tapa de plástico.

Añade un poco de cerveza, levadura disuelta en agua, un poco de mermelada mezclada con agua o cebo comercial para caracoles o babosas. La tapa protege la trampa de la lluvia y la evaporación; también evita que los pájaros y otros animales se coman el cebo. Coloca la lata de forma que la abertura o puerta quede al nivel del suelo. Los caracoles y las babosas entrarán por la noche buscando una orgía de comida y se ahogarán. Quita la tapa y echa los cadáveres en la pila de compost.

Una barrera de cala tierra diatomácea evita que los caracoles y las babosas la crucen.

Los ácaros o arañas van del verde y amarillo al rojo, tienen ocho patas, lo que las distingue de los insectos, que tienen seis patas. Una lupa o un pequeño microscopio ayuda a identificar a las arañas (amarillas, blancas, dos motas, marrones o rojas) y a sus huevos de color claro.

Las arañas rojas se encuentran con frecuencia en plantas domésticas y de exterior en climas cálidos. Se desarrollan mejor en un ambiente seco y cálido. Agujerean las hojas y chupan los jugos de la planta, dejando pequeños puntitos blancos-amarillos en las hojas. Este punteado es la pista que indica que hay arañas rojas escondidas bajo las hojas. Si la infestación es grave, aparecen pequeñas telas de araña entre los tallos y las hojas. Pulverizando las plantas con agua, se ven mejor las telas de araña.

Puedes controladas, lavándolas del follaje con un chorro de agua fría. Presta especial atención a la parte inferior de las hojas. Si la plaga es muy grave, pulveriza con jabón insecticida o un spray de piretrinas o de lima.

Los thrips son pequeños insectos alados que raspan las hojas y los cogollos para alimentarse de la savia de la planta. Busca hojas retorcidas que palidecen antes de morir. Las plantas muy infestadas pueden tener hojas marrones o plateadas con puntitos. Estos insectos suelen darse en los mismos climas que los insectos chupadores y las moscas blancas.

Los lacewings cazan thrips. Trata las plagas graves con jabón insecticida, sprays de aceite diluido o rotenona.

Las moscas blancas son muy comunes en invernaderos y en climas cálidos donde pasan el invierno. Si se agita el follaje de las plantas infestadas, revolotean alrededor y luego vuelven a posarse en la planta.

Entre sus predadores se incluyen las avispas parásitas, las Encarsia ftrmosa, las mariquitas y los lacewings, que comen huevos de moscas blancas.

Se controlan colgando cintas amarillas atrapainsectos (a las moscas blancas les atrae el color amarillo) cerca de las plantas infestadas. También son efectivos el jabón, el aceite insecticida y la ryania (ver leaf­hoppers).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s