Cultivo de guerrilla

Problemas con los nutrientes

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

Hay muchas cosas que pueden ir mal y se confunden con una falta de fertilizante. El pH del agua y de la tierra es de vital importancia. Si el pH no está entre 6,5 y 7, algunos nutrientes quedan bloqueados en la tierra. Aunque no haya carencia de este elemento, la planta no puede absorberlo químicamente, porque el pH no se lo permite. Un pH por debajo de 6.5 causará una deficiencia de calcio. Si esto sucede, se queman las puntas de las raíces y las hojas pueden coger hongos. Un pH por encima de 7 ralentizará la absorción de hierro y producirá clorosis.

Un pH incorrecto es la causa de la mayoría de los problemas serios con los nutrientes. ¡Siempre me sorprende cuánta gente se preocupa de fertilizar sin poner ninguna atención al pH!

Las deficiencias de nutrientes no suelen ocurrir en las tierras nuevas o en las buenas mezclas orgánicas que contienen caliza dolomía.

Clorosis = deficiencia de hierro. Cuando falta hierro, el nitrógeno no se puede absorber correctamente. Por esto las hojas se ponen de color amarillo hacia las venas. Remedia la clorosis añadiendo hierro quelatado (disponible para las raíces) a la mezcla fertilizante.

La sobrefertilización causa la acumulación de nutrientes (sales) hasta niveles tóxicos y cambia la estructura química de la tierra. Cuando se abona en exceso, el crecimiento es rápido y de un verde exuberante, hasta que se alcanzan los niveles tóxicos. Cuando se alcanza el nivel tóxico de sales (fertilizantes), las puntas de las hojas se queman (se vuelven amarillas, luego negras) y, si el problema es serio, las hojas se retuercen hacia abajo, como garras.

La probabilidad de sobrefertilizar es mayor cuando se cultiva en contenedores pequeños.

Para tratar las plantas seriamente sobrefertilizadas, se debe lavar la tierra con dos litros de agua ‘por cada litro de tierra. Esto limpiará el exceso de nutrientes. La planta debería comenzar a crecer de nuevo y tener mejor aspecto en una o dos semanas. Si la sobrefertilización es muy grave y las hojas están retorcidas, es posible que haya que lavar la tierra varias veces. Una vez que la planta torne a crecer, comienza a abonar foliarmente o a regar con un fertilizante diluido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s