Cultivo de guerrilla, Plagas y enfermedades

Prevención

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

En el exterior los insectos viven en todas partes. Su población se dispara cuando el clima es adecuado, normalmente cálido y húmedo. Los hongos están presentes en el aire en todo momento y se asientan y crecen si las condiciones climáticas son correctas. Tanto los hongos como los insectos se puden prevenir, pero si la infestación ha comenzado serán necesarios métodos de control muy severos para erradicarlos.

La limpieza es el primer paso para la prevención de hongos e insectos. No dejes las hojas caídas en contacto con la tierra, recógelas. Si tienes problemas con hongos o insectos no utilices mulch o mantillo.

Las herramientas y tú mismo podéis transportar muchos bichos y hongos microscópicos, que pueden resultar fatales para el jardín. Desinfecta las herramientas sumergiéndo1as en alcohol o 1áva1as con agua y jabón después de utilizadas con una planta enferma. A los hongos y los insectos, les encanta saltar de planta en planta a través de herramientas sucias. Lávate las manos antes de trabajar con las plantas y después de tratar a una planta enferma.

No entres en tu jardín después de visitar jardines infestados por insectos.

Una vez que hayas cultivado una cosecha en macetas, tira la mezcla.

Algunos cultivadores ponen carbón vegetal en el fondo de los contenedores para absorber el exceso de sales y mantener la tierra. La tierra usada en macetas puede albergar insectos y hongos petjudiciales. Comenzar la cosecha con nueva tierra para macetas cuesta más de entrada, pero e1imipará muchos problemas en potencia.

Si se planta en exterior, en grandes agujeros, no es necesario ni práctico tirar la tierra. Este substrato sólo necesita ser acondicionado de nuevo después de la cosecha, cubrido con mantillo, y dejado en barbecho durante todo el invierno. Cuando se plante en primavera, la tierra será mejor que si fuese nueva.

Hay plantas que, cultivadas junto a la cosecha, ayudan a evitar los insectos. La mayoría de los insectos odian el ajo. Cuando plantes semillas o trasplantes, entierra a un 1 centímetro de profundidad unos pocos dientes de ajos. El ajo crecerá derecho hacia arriba creando muy poca sombra, con un sistema de raíces compacto unido al bulbo bajo la tierra. Cuando trasplantes, traslada los ajos junto con la marihuana. Las plantas “de compañía” también usan agua.

Si tu jardín está en una zona seca, quizás esta técnica no sea viable.

Mantén las plantas sanas y creciendo con rapidez todo el tiempo. Las enfermedades atacan primero a las plantas débiles. Las plantas fuertes tienden a crecer más rápido de lo que los insectos pueden comer o los hongos extenderse. Las plantas fuertes, sanas y creciendo rápido tienen pocos problemas de hongos o insectos. Haz que la vida de los insectos y los hongos sea horrible. Los insectos odian el viento y las pulverizaciones de agua. Los hongos tienen pocas posibilidades de asentarse si hay brisa y no crecen bien en la tierra, los tallos o las hojas secados por el viento.

Insectos y arañas rojas

Los jardineros tienen muchas opciones para controlar los hongos y los insectos. Las más importantes son la limpieza y la prevención seguidas del control del clima. Luego está la limpieza manual de insectos, chafándolos o cogiéndolos uno a uno. Si pulverizas, utiliza sustancias naturales. Los productos químicos fuertes son sólo un último recurso. Incluso los sprays naturales ralentizan el crecimiento. Los aerosoles cubren las hojas con una capa de residuos. Para conseguir los mejores resultados, lava los residuos unos días después. Cuanto más concentrado es el producto, más fuerte es para la planta. Pulveriza las plantas lo menos posible: y no pulverices en absoluto durante las dos últimas semanas antes de cosechar. Lee atentamente las etiquetas de todos los fungicidas e insecticidas antes de usarlos.

Utiliza sólo sprays de contacto para plantas comestibles. No pulverices las plantas muy jóvenes o los esquejes recientes. Pueden quemar o matar las plantas jóvenes y tiernas.

Sprays para matar insectos y arañas rojas

Bacillus thuringiensis (BT) es la bacteria mejor conocida entre varias que atacan las larvas de los insectos. Otros insecticidas microbianos parecidos son B. lentimorbus y B. sphaericus. Bajo el nombre comercial de Vectobac y Gnatro1 en Estados Unidos, se vende BtlH -14 que controla los nematodos destructivos del suelo. Los nematodos destructivos son difíciles de ver. Provocan crecimiento lento y raíces que se pudren lentamente.

Los gusanos y las orugas comen la bacteria BT que se pulveriza sobre las hojas y, en un corto periodo de tiempo en su sistema digestivo, se envenenan.

Hoy día, hay más de media docena de variedades de BT comunes. El thuringiensis varo Kurstaki (BTK) es tóxico para muchas larvas de orugas y polillas, incluyendo muchas de las especies que se alimentan de cannabis. El B. thuringiensis varo Israelensis (BTI) es efectivo contra las larvas de mosquitos, moscas negras y mosquitos del hongo.

Como que el BT no suele producir esporas dentro del cuerpo de los insectos, pueden ser necesarias varias aplicaciones para controlar una infestación de insectos.

Tierra diatomácea

La tierra diatomácea es fatal para la mayoría de insectos de cuerpo blando incluyendo pu1gones, babosas y arañas rojas. La tierra diatomácea contiene, asimismo, catorce minerales traza en forma quelatada (disponible). Esta tierra no está registrada como pesticida o fungicida; las recomendaciones que se hacen están basadas en la investigación y la observación de expertos cultivadores. Cuando se espolvorea en las plantas y la tierra, la tierra diatomácea abrasa el recubrimiento céreo de los caparazones y la piel de los bichos dejando que salgan los líquidos corporales. Si el insecto come la tierra diatomácea, la abrasión se produce en su estómago. Las lombrices de tierra, los animales, los pájaros y los humanos pueden digerir la tierra diatomácea sin efectos perjudiciales. Utiliza máscara y gafas protectoras mientras la manipules para evitar irritaciones oculares o pu1monares.

Para pulverizada, mezcla 1 parte de tierra diatomácea con 3 a 5 partes de agua y unas pocas gotas de un jabón para platos biodegradable. Utilízalo frente a plagas de insectos.

¡Precaución! No utilices tierra diatomácea para piscinas. Ha sido tratada químicamente y calentada y contiene sílice cristalino que es muy dañino si se respira. El cuerpo es incapaz de disolver la forma cristalina del sílice que causa irritación crónica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s