Cultivo de guerrilla

Nutrientes y fertilizantes

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

La marihuana crece tan deprisa que la mayoría de las tierras no pueden aportar todos los nutrientes necesarios para un crecimiento sano y rápido. Es necesario fertilizar para que la planta tenga más nutrientes a su disposición y pueda mantener un crecimiento vigoroso.

Se abona con el objetivo de aportar a la planta las cantidades apropiadas de nutrientes para que el crecimiento sea fuerte sin volver tóxica la tierra por exceso de fertilización. Un contenedor de 25 a 30 litros o un agujero de 0,25 metros cuadrados, lleno de tierra rica y fértil tiene todos los nutrientes necesarios para un mes o más. Después de que las raíces hayan absorbido la mayoría de los nutrientes N-P-K (nitrógeno, fósforo y potasio, respectivamente) de la tierra, se deben añadir más para mantener el crecimiento. Normalmente, el nitrógeno es el primer elemento que se agota en la tierra.

Una planta de cannabis necesita diferentes fertilizantes conforme va creciendo. Durante la germinación y mientras son plántulas, utilizan mucho fósforo. El crecimiento vegetativo utiliza gran cantidad de nitrógeno para el crecimiento de las hojas. El fósforo y el potasio son también necesarios en cantidades considerables; se recomienda un abono genérico con N-P-K. Durante la floración, la absorción de fósforo es máxima; el nitrógeno y el potasio son menos importantes. Un fertilizante de floración, rico en fósforo y con poco nitrógeno y potasio, estimula un mayor crecimiento floral. Por el contrario, un abono rico en nitrógeno produce mayor crecimiento de hojas verdes durante la floración. Sin embargo, el cannabis necesita algo de nitrógeno durante la flo­ración. Sin nitrógeno, el follaje más antiguo amarillea y muere prematuramente.

Los fertilizantes se presentan en dos formas: solubles en agua o de acción lenta. Ambos tipos pueden ser orgánicos o químicos.

Los fertilizantes solubles (químicos u orgánicos) son los preferidos de muchos cultivadores de guerrilla. Los abonos solubles se disuelven en agua y pueden añadirse o lavarse de la tierra con facilidad. Es fácil controlar la cantidad exacta de nutrientes que se añade. Los fertilizantes solubles más versátiles se pueden añadir a la tierra disueltos en agua o pulverizarlos sobre las hojas.

Con los fertilizantes químicos granulados es fácil abonar en exceso, hay que tener cuidado. Es difícil lavarlos de la tierra con la rapidez nece­saria para que no mueran las plantas.

Osmocote TM es un fertilizante químico de acción lenta fácil de aplicar, que sólo se utiliza una vez cada varios meses. Este tipo de abonos es muy práctico para cultivadores de guerrilla que plantan en lugares remotos de difícil acceso.

Vitamina B1

La vitamina Bl ayuda a lás raíces a absorber mejor la humedad cuando se trásplanta una maría. El uso de la vitamina Bl es muy recomendable al trasplantar plántulas o esquejes en condiciones de guerrilla adversas. Los eultivadores más astutos utilizan vitamina B 1 cada vez que trasplantan.

Fertilizando

Los agujeros de plantación rellenos de mezclas orgamcas suelen necesitar varias aplicaciones de un fertilizante alto en nitrógeno a lo largo del ciclo de crecimiento vegetativo. Recuerda que las plantas en contenedores pequeños utilizan los nutrientes con rapidez y necesitan abonados frecuentes, mientras que las plantas en el suelo o en grandes contenedores tienen más tierra con más nutrientes y necesitan abonados menos frecuentes.

Observa tu jardín. Si las plantas están creciendo bien, con hojas verdes y sanas, probablemente están obteniendo todo lo que necesitan de la tierra. En el momento en que el crecimiento se hace más lento o las hojas cogen un color verde pálido, hay que abonar de nuevo.

Me gusta experimentar con dos o tres plantas de control para desarrollar mis habilidades hortícolas. Los esquejes funcionan muy bien en estos experimentos. Abona las plantas de control y observa si reverdecen y crecen más deprisa. Si es bueno para ellas, también lo será para el resto.

¿Cuánto fertilizante uso? Cada planta responderá a esta pregunta.
Prepara un abono y riega con él siguiendo sus instrucciones o hazlo más diluido para regar más a menudo. Recuerda que las plantas pequeñas usan mucho menos fertilizante que las grandes. Abona temprano por la mañana, para que las plantas tengan todo el día para absorber y procesar los nutrientes.

Reglas generales para el uso de fertilizantes

Sigue las instrucciones de la etiqueta deí fertilizante. Añade un fer­tilizante completo con N-P-K de 7 a 10 días antes de plantar. Utiliza un abono suplementario alto en nitrógeno para estimular el crecimiento de las hojas cada 2-4 semanas durante el periodo de máximo crecimiento en el verano. Usa un fertilizante alto en fósforo para aumentar el desarrollo de los cogollos. Abona cada dos semanas las plantas en macetas con un abono soluble.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s