Cultivo de guerrilla

Crecimiento de la plantación II

La marihuana es una planta anual, es decir, completa su ciclo de vida en un año. Una semilla plantada en primavera crecerá alta y frondosa durante el verano y florecerá en otoño, produciendo más semillas. El ciclo comienza de nuevo al año siguiente.

La semilla tiene una cubierta exterior, que protege el embrión, y una reserva alimenticia en su interior. Aportándole aire, calor y humedad una semilla sana germinará y crecerá. La cubierta de la semilla se abre, una radícula crece hacia abajo y un brote con el primer par de hojas, los cotiledones, empuja hacia arriba en busca de luz.

La radícula crece hacia abajo y se ramifica bajo tierra, tal y como el tallo lo hace en la superficie. Las raíces absorben agua y nutrientes (elementos químicos necesarios para la vida) y dan soporte a la planta. Cuando la planta madura, las raíces llevan a cabo funciones especializadas. El centro de la raíz contiene el sistema de transporte de agua y puede almacenar comida. Las puntas de las raíces penetran en la tierra en busca de agua y alimento. Los pelos unicelulares son quienes realizan la labor de absorber el agua y los nutrientes. Sin agua, estos frágiles pelos absorbentes se secan y mueren. Son muy delicados y se dañan si les da el aire, la luz o se manipulan con brusquedad. Por esto, el transplante se debe hacer con mucho cuidado.

Mientras la planta crece, nuevos brotes nacen a lo largo del tallo. El brote central dirige el crecimiento vertical, los brotes laterales dan lugar a hojas o ramas. El tallo transporta agua y alimentos desde los delicados pelos absorbentes de las raíces hasta los brotes, hojas y flores en desarrollo.

Los azúcares y almidones fabricados en las hojas son distribuidos por la planta a través del tallo. Este flujo de líquidos tiene lugar cerca de la superficie del tallo. Si el tallo se ata con un cordel o un alambre demasiado apretado se corta la circulación de fluidos vitales y la planta muere estrangulada. El tallo también soporta la planta con la celulosa rígida de sus paredes internas. En exterior, la lluvia y el viento agitan la planta causando la producción de mucha celulosa rígida para mantener la planta erecta.

El cannabis florecerá si las condiciones son adecuadas; la principal variable es el fotoperiodo (la relación entre la duración del día y de la noche). En otoño los días se acortan, con lo que las plantas reconocen que el ciclo vital anual está llegando a su fin. El funcionamiento de la planta cambia. El crecimiento fo1iar se ralentiza y las flores comienzan a formarse.

El cannabis tiene plantas macho y plantas hembra. Cuando las flores de ambas están floreciendo, el polen de la flor macho cae en la flor hembra y la fertiliza. El macho muere tras producir y esparcir tanto polen como sea posible. Las semillas se forman y crecen dentro de las flores femeninas. La producción de resina rica en THC se ralentiza y pronto se detiene. Mientras las semillas maduran, la planta hembra va muriendo lentamente. Las semillas maduras caen al suelo, donde germinarán naturalmente, o son recogidas para sembrar.

La flor femenina del cannabis sin fertilizar se denomina en español con la palabra sinsemilla. La hembra frustrada continúa produciendo grandes flores y más resina mientras espera un macho que la po1inice. Después de varias semanas de gran producción de flores y resina, la fabricación de THC comienza a disminuir. Éste es el momento perfecto para recoger los cogollos maduros, empapados en resina.

Cuando se planta en el suelo, las raíces del cannabis se ramifican y penetran profundamente en la tierra en busca de agua y nutrientes. El cannabis tiende a crecer hacia arriba al mismo ritmo que lo hacen las raíces hacia abajo. Si el crecimiento radicular es limitado e incapaz de encontrar agua, la planta para de crecer. Las ramas laterales se expanden siempre que las raíces también puedan hacerla. Es muy importante tener en cuenta cuánto espacio necesita el cannabis para las raíces y aportar suficiente tierra fértil para cubrir esas necesidades. En una maceta o una jardinera, las raíces tienen un espacio limitado y restringido, por lo que necesitan una tierra perfecta y especiales cuidados.

Todas las plantas producen comida combinando nutrientes minerales, productos químicos capturados del aire y de la luz solar, agua y un medio de crecimiento

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s