Cultivo de guerrilla

Elementos fertilizantes

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

Hay muchos elementos diferentes, llamados nutrientes, que son esenciales para la vida vegetal. El dióxido de carbono y el oxígeno se absorben del aire y el agua. El resto de los nutrientes se toman princi­palmente de la tierra. Los principales macronutrientes o nutrientes primarios, nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) son los que la planta usa en mayor cantidad. Los envases de los abonos muestran los porcentajes de N – P- K en grandes números. Los nutrientes secundarios, calcio y magnesio, también se usan en cantidades considerables. El resto de los nutrientes, llamados microe1ementos, son necesarios en cantidades mínimas. Un fertilizante completo contiene todos los nutrientes primarios y secundarios,..más la gama completa de microelementos necesarios.

Nitrógeno (N). Es el elemento más importante. El nitrógeno es esencial para la producción de clorofila, hojas y tallos, además de para el tamaño y vigor generales. El nitrógeno es más activo en los brotes jóvenes, las yemas y las hojas. A la marihuana le encanta el nitrógeno y requiere altos niveles durante el crecimiento vegetativo.

La mayor parte de las formas de nitrógeno son solubles en agua y se lavan de la tierra con rapidez. Por esto, el nitrógeno se necesita con frecuencia.

El nitrógeno es el elemento que más habitualmente falta en un jardín. La deficiencia de nitrógeno provoca el amarilleamiento de las hojas más viejas, el crecimiento se atrofia, las hojas son pequeñas. Soluciónalo abonando con un fertilizante N-P-K o de nitrógeno. Para resultados más rápidos abona fo1iarmente.

El exceso de nitrógeno hace que las plantas crezcan rápido. Los tallos se alargan y las hojas se vuelven de un verde exuberante. Pero los tejidos de la planta son blandos, débiles y más sensibles a los insectos, enfermedades, sequías, altas temperaturas y frío.

Fósforo (P). El fósforo se asocia con el vigor general de la planta y la producción de flores y semillas. El cannabis usa los más altos niveles de fósforo durante la germinación, el estado de plántu1a y el crecimiento floral. Los cambios de humedad y temperatura de la materia orgánica en descomposición liberan fósforo y otros elementos en la tierra.

La deficiencia de fósforo es menos común. Una falta de fósforo puede confundirse con una deficiencia de nitrógeno, ya que ambas pre­sentan muchos síntomas comunes. De todos modos, las plantas con falta de fósforo presentan un color verde oscuro apagado y, frecuentemente, los tallos adquieren tonos púrpuras. El crecimiento general es lento, la madurez y el desarrollo floral se retrasan. No es común una deficiencia porque el fósforo se lave de la tierra. Sin embargo, si te pasas y aplicas abono líquido en exceso, sí que podrás lavado de la tierra.

El exceso de fósforo es muy raro.

Potasio (K). El potasio (K) o el compuesto potásico (K20) incre­menta la clorofila del fo’llaje y ayuda a las plantas a hacer un mejor uso de la luz y el aire. Promueve un fuerte crecimiento radicular y se asocia con la resistencia a las enfermedades y con la absorción del agua.

Una falta de potasio causa que la planta crezca despacio y no es fácil de detectar. Las hojas aparecen moteadas de amarillo, otras hojas más viejas pueden presentar bordes resecos, el nuevo crecimiento se muere. No hay que confundir estos síntomas con los de exceso de abono o de sales en la tierra, puntas de las hojas quemadas, a veces retorcidas hacia abajo. El potasio suele estar presente en la tierra, pero bloqueado por la alta salinidad. Primero, lava las sales tóxicas de la tierra, luego aplica foliarmente un fertilizante N-P-K.

El exceso de potasio es raro. Alrededor del 1 % del potasio de la tierra está disponible para las plantas. El potasio insoluble se encuentra en la materia orgánica y los animales. Se mueve despacio por el interior de la tierra.

Nutrientes secundarios. Las deficiencias en los nutrientes secunda­rios se evitan con facilidad mezclando una taza de caliza dolomita por cada pie cúbico de tierra (30 tazas en 1 metro cúbico) antes de plantar. La caliza dolomita aporta magnesio (Mg) y calcio (Ca). El magnesio está presente en cada molécula de clorofila y es esencial para la absorción de energía lumínica. También ayuda en la utilización de nutrienteso El magnesio neutraliza los ácidos y los compuestos tóxicos produ­cidos por la tierra. Es el único nutriente secundario que falta habitualmente. Añadir caliza dolomía antes de plantar estabilizará el pH y añadirá magnesio y calcio a la tierra. Si no se añadió dolomía al plantar, hay que añadir Epsomita o sales de la higuera (magnesio soluble) con cada nego.

Calcio (Ca). El calcio es esencial para el crecimiento de la planta y la fabricación de las células. Las plantas necesitan tener calcio en la punta de cada raíz. La forma más fácil de proporcionar calcio es añadir harina de huesos o fbsfato coloidal a la tierra al plantar.

El calcio, si se aplica demasiado en la juventud de la planta, también puede atrofiar el crecimiento. Los síntomas de una deficiencia son el amarilleamiento y muerte de los bordes de las hojas. La mejor prevención para este problema es mezclar caliza dolomita en la tierra antes de plantar. Si te encuentras con esta carencia, utiliza un fertilizante de microelemeiltos con calcio para tratar el problema.

Microelementos. Son fundamentales para el crecimiento de la plan­ta y deben estar presentes en cantidades mínimas, aunque poco se sabe de las cantidades exactas que se necesitan. Funcionan también como catalizadores en el metabolismo de la planta y el uso de los nutrientes. Los más importantes son: hierro (Fe), azufre (S), manganeso (Mn), boro (B), molibdeno (Mo), zinc (Zn) y cobre (Cu). Los microelementos suelen estar presentes en la mayoría de las tierras. De todos modos, una acidez o alcalinidad extrema puede hacer que las plantas no los puedan absorber. Este problema se puede remediar casi siempre, añadiendo una abundante cantidad de compost o materia orgánica de cualquier tipo.

Azufre (5). El azufre casi nunca es problema en tierras donde crece la marihuana. Muchos abonos contienen alguna forma de azufre. La deficiencia se muestra cuando las hojas se vuelvenverde pálido, y un fertilizante general la solucionará. Muy rara vez es un problema, si lo es, remédialo con un fertilizante con microelementos.

Hierro (Fe). La deficiencia de hierro es relativamente común. Una hoja con falta de hierro (clorosis) amarillea entre las venas mientras éstas permanecen verdes. Si la deficiencia es severa, las hojas comienzan a caerse. La clorosis suele estar causada por un pH demasiado alto más que por una falta de hierro. El remedio pasa por corregir el pH. Si es necesario, se pueden pulverizar las plantas con un fertilizante que contenga hierro soluble. quelatado.

Otros micronutrientes: el manganeso, el boro, el molibdeno, el zinc y el cobre muy rara vez faltan de la tierra. Si se utiliza tierra comercial, mezclas sin tierra abonadas o un fertilizante N-P-K con microe1ementos, la presencia de todos los microe1ementos necesarios está garantizada. Existen en el mercado fertilizantes que contienen sólo microelementos, pero puede ser complicado utilizados. Los microelementos son necesarios en cantidades mínimas y alcanzan niveles tóxicos fácilmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s