Cultivo de guerrilla

Cosecha

(Marihuana en exterior, Jorge Cervantes)

Cosechar

Una vez que una hoja grande está completamente formada, la concentración de THC en esa hoja ha alcanzado su máximo. Las hojas verdes y sanas conservan la potencia.

Cosecha las hojas si muestran signos de enfermedad o amarillean sin que el fertilizante lo evite. Una vez que comienzan a amarillear y mueren, la potencia disminuye. Las hojas más grandes a menudo amarillean justo antes de que los cogollos estén maduros.

La marihuana necesita agua a lo largo de toda su vida. Si se decide racionar el agua para estresar a las plantas, sólo debe hacerse en los últimos días.

El tamaño de la planta tiene poco que ver con su madurez. En exterior, una planta puede alcanzar una altura de más de 3 metros y no estar lista para cosechar, o bien estar completamente madura con unos pocos centímetros de altura.

Diferentes variedades

Es mejor dejar las variedades no aclimatadas a nuestras latitudes, tales como la colombiana o la jamaicana, madurar hasta el fín de octubre, o incluso mediados de noviembre si el tiempo lo permite.

El tamaño y la edad de una planta tienen poco que ver con su madurez. La velocidad a que florece una planta depende de la cantidad de horas de oscuridad que recibe cada 24 horas, no de la duración de tiempo necesaria para que las flores maduren. Típicamente, el cannabis cambia del crecimiento vegetativo a la floración cuando la luz diaria baja por debajo de las 12-14 horas. En general, una plántula necesita tener 60 días de edad antes de madurar como adulto. Los esquejes florecerán aunque tengan menos de 60 días.

Las variedades sativas puras tardan más en madurar que las variedades índicas puras. Hay muchas variedades disponibles que son un cruce de índica y sativa. A veces se mezcla también Cannabis rudelaris. En el punto máximo de floración los cogollos tienen el mayor olor y la mejor fragancia. Conforme envejecen, la fragancia pierde su bouquet.

Cuándo cosechar

El punto perfecto de madurez depende del desarrollo de los cogollos, del tiempo y de los hongos. Los ladrones y la policía también pueden influir en la decisión de cuándo cosechar. El tiempo puede forzar una cosecha temprana. Consulta las previsiones meteorológicas por si llega un frente frío que pueda traer heladas. Una helada suave (una o dos horas con temperaturas de 0° C o -1°C) o incluso temperaturas de 1 a 4° C pueden ralentizar el crecimiento durante unos días. Una helada fuerte acabará con una cosecha en una hora o menos. Las plantas que se han helado parecen y saben, cuando se fuman, a espinacas cocidas. Vigila el clima frío y húmedo, ya que beneficia a los hongos y puede forzar una recogida temprana.

Si hay una ligera helada temprana cuando los cogollos aún son pequeños, algunos cultivadores prefieren arriesgarse y dejar que se acaben de hacer antes que cosechar una pequeña cantidad de cogollos prematuros.

Para garantizar el mínimo daño posible a los delicados cogollos, la cosecha debe ser trasladada inmediatamente a un lugar seguro donde secada. Si dejamos el cannabis recién cosechado en un montón, húmedo, durante más de unas pocas horas, aumentan las probabilidades de que el moho’ aparezca.

Cosecha de machos

Las flores macho tardan, desde que aparecen, de dos a cuatro semanas en madurar sus vainas de polen. Vigila a las que se abren antes de tiempo. Los machos continúan produciendo flores durante varias semanas después de que las primeras flores comiencen a esparcir polen. Una vez que las flores de los machos son claramente visibles pero aún no se han abierto, se alcanza el pico de mayor producción de THC y el mejor momento para cosechados; aunque los machos tienen mucho menos THC que las hembras, algo tienen. El proceso de degradación del THC se acelera conforme las flores se desarrollan y caen.

Para evitar la polinización, si hay hembras cerca, los cultivadores cubren los machos con una bolsa de plástico en el momento de cosechados. Mantén los machos completamente aislados de las hembras llevándolos al menos a un kilómetro de distancia. En interior, bajo una luz, es aún mejor. La capacidad de producir polen fértil no cambia en interior.

Normalmente, se suele cosechar la mayor parte de las ramas y dejar sólo una o dos, suficientes para producir polen. Una flor macho contiene suficiente polen para fecundar muchos óvulos de hembras. Unos pocos racimos de flores macho producen el polen necesario para la mayoría de los proyectos de crianza.

La cosecha de los machos puede alargarse cortando las flores con tijeras o con las uñas conforme van naciendo. Tras cosechar unas flores, saldrán otras nuevas. Las nuevas flores macho estarán maduras cuando las hembras se encuentren en plena floración. En esta lenta tarea es fácil que se te escapen unas pocas flores macho.

Cosecha de sinsemilla

Las flores sinsemilla maduran entre seis y más de doce semanas después del comienzo de la floración.

El mejor momento para cosechar la sinsemilla es cuando la producción de THC ha llegado a su máximo, pero aún no ha comenzado el proceso de degradación. Los cogollos más bajos, que reciben menos luz, pueden madurar con mayor lentitud. Las variedades Indica o índicalsativa suelen pasar de 5 a 10 semanas de rápida formación de cogollos antes de estabilizarse. La cosecha se recoge entre una y tres semanas después de que el crecimiento se ra1enticeo La cosecha de la mayoría de las variedades índicas comerciales suele estar lista toda a la vez en 8 o 12 semanas.

Las variedades sativa tienden a formar cogollos a un ritmo constante durante toda la floración, sin un descenso claro en el ritmo de crecimiento. Con estas variedades, los cogollos de la punta de la planta están maduros entre unos días y un par de semanas antes que los cogollos de las ramas bajas. Estas plantas se cosechan en varias veces. Las plantas de temporada larga, como las thai, pueden florecer durante varios meses.

Hay tres excelentes métodos de comprobar el grado de madurez: fumar, la ley del rendimiento decreciente y la observación científica. Fumar es el más divertido. Recoge un cogollo, sécalo a 90° C de 10 a 15 minutos y :fúmatelo. La hierba estará áspera y picará, pero se puede catar. Realiza este test cuando no estés colocado, hazlo varias veces durante la floración. Usando esta técnica es el globo o colocón el que decide cuándo hay que cosechar.

El punto de rendimiento decreciente se alcanza cuando los pistilos de la parte bája del cogollo mueren (se ponen marrones) más rápidamente de lo que crecen nuevas flores en la punta del cogollo. En este punto, la producción de THC ha pasado su máximo y está de bajada. Éste es el mejor método para saber, a simple vista, si un cogollo está maduro.

El método más fácil y preciso de saber cuándo ha llegado la producción de THC a su máximo consiste en observar las glándulas de resina con un microscopio barato (20-50 aumentos). Coge una pequeña y fina porción resinosa del cogollo y sitúa1a bajo el microscopio de 30 aumentos. Una linterna o una lámpara ayudarán a iluminar la muestra desde arriba para poder observar la resina sin sombras. Con los microscopios portátiles podemos ver las glándulas de resina sin cosechar el cogollo. Busca tres tipos de glándulas: los tricomas con cabeza (con forma de chupa-chups), que tienen la mayor concentración de THC, otras glándulas como las bulbosas y las que parecen pelos, que tienen mucho menos THC.

Las prioridades dictan el tiempo de la cosecha. Una vez que los tricomas con cabeza tienen una cabeza, están plenamente desarrollados y todavía son tras1úcidos, es el momento para una cosecha temprana. Cuando las glándulas se vuelven de color ámbar, significa que se están comenzando a descomponer y que el contenido de THC disminuye. Las glándulas de resina no se desarrollan todas a la vez; en consecuencia, unas glándulas estarán traslúcidas mientras otras comienzan a descomponerse. El punto óptimo para cosechar es cuando hay más glándulas tras1úcidas que de color ámbar. Óbserva las glándulas de resina durante varios días y mira diferentes cogollos de diferentes plantas para estar seguro de que la máxima cantidad de tricomas con cabeza están maduros para la cosecha.

Los cultivadores cuentan que el colocón es mucho más cerebral si los cogollos se recogen un poco pronto, cuando hay más glándulas de resina traslúcidas; si los cogollos se recogen cuando hay más glándulas de color ámbar el efecto es más físico y narcótico. La cosecha pesará algo más si los cogollos se recogen más maduros.

Las glándulas de resina se ven facilmente con un microscopio de 30 aumentos. El momento óptimo para cosechar es cuando la mitad de las glándulas con cabeza son trslucidas y la otra mitad de color ámbar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s