Cultivo

Como el vino, el cannabis evoluciona después de la cosecha

(Fuente de la información: Cañamo)

Evolución del cannabis en el tiempo

Desde el momento en que se cosechan las plantas de cannabis hasta que se consumen se producen en los cogollos procesos químicos que hacen evolucionar la marihuana. El más importante de estos procesos es el curado o envejecimiento. A lo largo del invierno, cuando las bajas temperaturas reducen al mínimo la degradación de los cannabinoides, el cultivador debe vigilar de cerca los cogollos para evaluar en todo momento su estado. Al igual que el vino, el cannabis sigue “vivo” y evoluciona después de la cosecha. En general, cuanto más tiempo lleva cosechada la marihuana más narcótico y tranquilo es su efecto mientras que recién secada los efectos estimulantes son más marcados.

Que hace el curado de la marihuana?

Las propiedades psicoactivas del cannabis se concentran en la resina que cubre las flores y que está compuesta, principalmente de cannabinoides y terpenos. Los cannabinoides son los responsables del efecto psicoactivo mientras que los terpenos aportan el aroma. La resina de Cannabis contiene docenas de moléculas terpénicas diferentes cada una con su aroma y un índice de volatilidad (facilidad para evaporarse) diferente. La maría recién secada contiene casi todos los terpenos y huele, por tanto, muy parecida a la planta de maría cuando aún estaba viva. Conforme pasa el tiempo se van evaporando unos terpenos y quedan otros que pasan a darle su olor a la maría.

Al envejecer la maría cambia de olor. Curiosamente los terpenos que marcan las diferencias entre una variedad de maría y otra suelen ser los más volátiles, mientras que los menos volátiles son comunes a todas las variedades. Debido a esta circunstancia, las marihuanas muy viejas (de varios años) suelen tener un aroma relativamente similar, aunque no fuera así cuando las plantas estaban vivas.

Mientras que tras el secado los cogollo tenían un olor mucho más fresco y vegetal, tras unos meses de curado el olor se vuelve balsámico y más complejo al predominar los terpenos menos volátiles que hasta entonces se encontraban ocultos tras el olor de los más volátiles.

Además de liberar los aceites esenciales más volátiles, el envejecimiento de la resina permite que se degraden los restos de clorofila que pueda contener logrando un cogollo más suave, con mejor sabor y menor tendencia a provocar tos.

El objetivo del curado

Durante el curado el experto cannábico busca provocar dos reacciones en el cogollo: eliminar la clorofila con lo que se suaviza el efecto del humo sobre la garganta y se elimina el olor a hierba o a verde de la maría recién secada y conservar el aroma agradable y permitir que evolucione, ganando en complejidad y matices. Además resulta fundamental mantener intactas las propiedades psicoactivas de la planta evitando que se degraden los principios activos.

A grandes rasgos, la evolución de una maría después de su cosecha y maricura se resume en tres pasos: secado, cu­rado en recipiente no hermético y curado en recipiente hermético. Las tres fases pueden compararse con las utilizadas en la producción de vino (fermentación, crianza en barrica y envejecimiento en botella). La maría puede consumirse después de cada fase pero cada paso otorga al producto final unas características determinadas. El secado consiste en eliminar la humedad de los tejidos de la planta. Comienza cuando se cosecha la planta y acaba cuando el nivel de humedad de los cogollos llega al diez o doce por ciento. Este proceso puede se r desde muy rápido (24 horas o incluso menos) hasta muy lento (tres o incluso seis meses). El siguiente paso es el curado en recipiente no hermético que consiste en introducir los cogollos a medio secar o casi secos del todo en una caja de cartón o de madera donde secado se ralentiza y va curando los aromas y descomponiendo la clorofila. Este proceso acaba cuando la maría esta seca (alcanza ese 10 por ciento de humedad y las ramas se quiebran en cuanto intentas doblarlas). Por fin, el curado en recipiente hermético empieza cuando se guardan los cogollos secos en un bote hermético o se envasan al vacío. El curado o envejecimiento continua pero sin oxígeno lo que reduce la destrucción de los principios activos y ralentiza los cambios.

EL ENVEJECIMIENTO DE LA RESINA PERMITE QUE SE DEGRADEN LOS RESTOS DE CLOROFILA QUE PUEDA CONTENER LOGRANDO UN COGOLLO MAS SUAVE, CON MEJOR SABOR Y MENOR TENDENCIA A PROVOCAR TOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s